martes, 18 de septiembre de 2012

Restaurando, paso a paso, mi mesita de los años 60



Está de imponente actualidad el estilo retro en lo que a muebles se refiere y es por eso que dedico este post a mi mesita auténtica de los años 60.

Aun tenemos una habitación en casa en proceso de decorar. Me fascina imaginar lo que voy a hacer en ella. En mi mente se va proyectando cada pared, esquina y espacio donde arrojar la creatividad que llevo dentro.

En este nuevo ambiente, he decidido darle unas pinceladas de estilo retro. Me decanto por los años 60-70, por los colores marrones, beiges, azules vintage y ocres, muebles de formas geométricas y algún detalle que otro. Todo esto sin llegar al pop art ni a la psicodélia.

Un movimiento imprescindible para conseguirlo es acudir a encantes o rastrillos y, particularmente en este caso, echar mano a muebles que puedas heredar. Eso es lo que le va a dar un carácter propio e inimitable.

La idea principal es que mi mesita forme parte del rincón de costura que estoy creando pero, como aun queda algún tiempo para eso, siempre puede acabar siendo de otra utilidad.

Habrán personas que ya les gustaba la mesita tal y como era antes de restaurarla pero a mi me apetecía actualizarla y customizarla a mi gusto, además, estaba muy deteriorada.

Vereis que ha quedado completamente mimetizada con la habitación donde va a ser expuesta.

Para aquellos que os animéis a dar un aire nuevo a algún mueble, en las siguientes líneas explicaré como se ha hecho la transformación.



Antes



Ahora






Materiales
- Masilla para madera
- Esmalte al agua satinado blanco
- Esmalte directo al óxido brillante dorado
- Paletina pequeña
- Destornillador
- Rodillo de espuma pequeño
- Cubeta 
- Lija
- Papel de pared
- Cola para papeles pintados (en la caja explica detalladamente su uso)

Procedimiento
1. Desmontar las puertas que vamos a empapelar y quitar las manetas. Dejarlas a un lado.
2. Lijar la superficie del mueble para eliminar los restos de barniz y pasar un trapo para eliminar el polvo resultante.
3. Con la masilla, y ayudándonos con la espátula, rellenamos allí donde estén los desperfectos de la mesa. La masilla tarda 24h en secar, así que tendremos que esperar al dia siguiente para seguir.
4. Con la lija, alisaremos las zonas donde hemos aplicado la masilla y pasaremos un trapo para quitar el polvo.
5. Ponemos un poco de esmalte en la cubeta y ya podemos empezar a pintar! usaremos la paletina para las zonas curvas y desiguales y el rodillo para las de tirada lisa y plana. El mueble va blanco y las puertas doradas.

Las puertas:
Para empapelar las puertas, primero tendréis que preparar la cola siguiendo las instrucciones que hay en la caja.
Mientras reposa la cola, y con las puertas ya pintadas y secadas, cortareis el papel de manera que quede un cuadrado centrado en cada puerta. 
Pasados los min necesarios, con una brocha ancha encoláis el papel que previamente habréis colocado del revés encima de una mesa para poder trabajar mejor.
Y así, centrar los cuadrados de papel y pegarlos! los enmarcará un ribete dorado super bonito.


Si no queréis volver a usar los mismos tiradores podéis comprar otros. En Zara Home hay bastante variedad.

Un besazo!!


4 comentarios:

olivia dijo...

me encanta!<3<3<3

Material Girl dijo...

me alegro guapa!

Holly Careless dijo...

I love what you did with your bedside table. It looks so fresh and modern with a vintage twist :-D

Material Girl dijo...

many thanks hun! is a bedside table but I think is gonna be used in my new sewing room. lots of love!